Los científicos han diseñado paneles de ADN que pueden reconocer virus específicos y que se ensamblan entre sí para envolver a los patógenos. De este modo, atrapan las partículas víricas dentro de una cápsula o armazón de ADN inexpugnable.

Los antibióticos son eficaces medicamentos que consiguen matar a las bacterias y permiten combatir numerosas enfermedades. En cambio, la medicina no dispone de una estrategia semejante contra los virus, por lo que la gran mayoría de las infecciones víricas, entre ellas la COVID-19, no cuentan con un tratamiento eficaz. Ahora, Hendrik Dietz, de la Universidad Técnica de Múnich, y sus colaboradores han desarrollado una estrategia para neutralizar los virus. Consiste en atraparlos dentro de cápsulas para impedir que interactúen con las células del organismo.

Los investigadores han diseñado unos paneles triangulares que se autoensamblan a partir de hebras de ADN y que forman patrones de aristas y aberturas en la parte externa. De este modo, los paneles pueden encajarse entre sí como si fueran piezas de un puzle, formando una serie de figuras tridimensionales o cápsulas.

Las cápsulas de diferentes formas tienen cavidades internas de distinto tamaño y, por lo tanto, pueden acoger a virus grandes y pequeños. La cara interna de los paneles contiene anticuerpos que les permiten atacar virus específicos.

Los autores han demostrado, en experimentos in vitro, que cuando se combinan con células humanas y virus vivos, las cápsulas impiden que las partículas víricas infecten la mayor parte de las células.

Aspectos destacados de la investigación sobre la naturaleza

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Sistema de caparazón icosaédrico programable para atrapar virus». Christian Sigl y col. uno Materiales de la naturaleza, publicado en línea, junio de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: