La depresión está asociada al desempleo y al mal funcionamiento laboral. Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Estatal de Ohio ha demostrado que la terapia cognitivo-conductual (TCC) favorece los cambios positivos tanto en la búsqueda de empleo como en el trabajo. Los hallazgos se publican en Cterapia cognitivo conductual.

Para su estudio, 126 personas con depresión grave participaron en sesiones de TCC a lo largo de 16 semanas. Antes y después del tratamiento, los investigadores dirigidos por la psicóloga Iony Ezawa, de la Universidad Estatal de Ohio, formularon a los participantes preguntas sobre su bienestar psicológico y su día a día laboral.

Según comprobaron, casi la mitad de los voluntarios que estaban desempleados al comienzo de la terapia y buscaban trabajo encontraron un nuevo empleo. Por otro lado, los participantes que habían estado trabajando desde el principio del estudio informaron tras la terapia que se concentraban con mayor facilidad y llevaban a cabo su trabajo a pesar de los síntomas depresivos. En conjunto, los participantes parecían afrontar mejor las exigencias laborales tras una TCC.

Los investigadores atribuyen los buenos resultados al hecho de que una psicoterapia basada en la TCC para tratar la depresión se centra, entre otros factores, en modificar el «estilo de atribución negativo». Muchos afectados tienden a contemplar las circunstancias desafortunadas como permanentes y globales, lo que favorece la distracción en el trabajo y que se acabe desempleado. La TCC también aporta técnicas para incrementar el propio bienestar, destacan los autores.

La redacción

Referencia: «Ponerse manos a la obra: un examen de los resultados ocupacionales en la terapia cognitivo-conductual para la depresión». Iony D. Ezawa et al. en Terapia cognitivo-conductual, vuelo. 50, n.O 6, págs. 479-491, 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: