¿Cómo se comportaría una persona si pudiera cambiar de sexo durante un tiempo? Investigadores dirigidos por Elena Bolt, de la Universidad de Zúrich, han indagado la respuesta a través de un dispositivo de realidad virtual inmersiva. Según informan en Informes científicos, un «cambio de sexo virtual» lleva a las personas a comportarse de manera más egoísta.

Para su estudio, equiparon a 48 hombres y 51 mujeres con unas gafas de realidad virtual, de manera que se veían representados en un avatar del mismo sexo o del sexo contrario. A continuación, se les pidió que resolvieran tareas de toma de decisiones económicas, entre ellas, escoger entre quedarse con cierta cantidad de dinero o entregársela a otra persona. Los científicos esperaban que los participantes adaptasen su comportamiento a los estereotipos asociados al género de su avatar: según se ha confirmado, las mujeres tienden a mostrar opciones de intercambio más prosociales que los hombres.

Sin embargo, los resultados sorprendieron al grupo. Si bien, como esperaban, las mujeres estaban menos dispuestas a entregar el dinero cuando su avatar era del sexo masculino, en contra de su hipótesis, los hombres cuyo avatar era mujer también se mostraron menos generosos.

Es probable que ello se deba a que las personas se identifican menos con un avatar del sexo opuesto, por lo que se sienten menos responsables de sus actos, sugieren los autores. Esta explicación coincide con otros hallazgos sobre la conducta humana: las personas que utilizan un seudónimo en Internet actúan de forma más irresponsable que si usan su nombre real.

La redacción

Referencia: «Efectos de un intercambio virtual de género en la toma de decisiones sociales y temporales». Elena Bolt et al. en Informes científicos, n.O 11 de febrero de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: