Una molécula inusual de la pared celular de Staphylococcus epidermidis contribuye a que esta bacteria, que es residente habitual de nuestra piel, se vuelva nociva e invada la sangre. Gracias a que se ha identificado dicha molécula, esta podría utilizarse como objetivo de una futura vacuna.

La mayoría de los linajes de S. epidermidis viven de forma pacífica en la piel y la nariz, pero algunos clones pueden cambiar de hábitat y causar infecciones en la sangre que son difíciles de tratar. Estos clones suelen aparecer en el ámbito hospitalario y de la atención sanitaria en todo el mundo. Andreas Peschel, de la Universidad de Tubinga, y sus colaboradores han examinado las moléculas de la pared celular de la bacteria para identificar lo que la vuelve peligrosa.

Hace tiempo que se investigaba la causa molecular de ese cambio, que no se lograba identificar. Ahora el equipo de Peschel ha descubierto que algunos linajes de S. epidermidis infecciosos contienen un grupo de genes responsables de la síntesis de cierta molécula de la pared celular. Resulta que esta molécula se halla también en Staphylococcus aureus, una bacteria que habita en la nariz humana y que puede convertirse en un patógeno agresivo. Los investigadores comprobaron que la presencia de esta molécula en S. epidermidis mejoraba la supervivencia de la bacteria en el torrente sanguíneo y elevaba la mortalidad de los ratones con síntomas de sepsis, una reacción inmunitaria a la infección que pone en peligro la vida. La molécula también permitió a S. epidermidis intercambiar ADN con S. aureus, lo que sugiere que entre ambas existe una vía de propagación de genes de virulencia.

Aspectos destacados de la investigación de la naturaleza

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Los clones de Staphylococcus epidermidis expresan ácido teicoico de pared tipo Staphylococcus aureus para cambiar de un estilo de vida comensal a patógeno». Xin Du et al. en Microbiología de la naturaleza, vol. 6, págs. 757-768, mayo de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: