La Internet cuántica ultrasegura aún no es una realidad, pero, cuando se materialice, parece que podremos hacer videoconferencias cuánticas.

Una técnica de comunicación cuántica muy consolidada emplea fotones para crear una cadena de datos, o clave, que sirve para cifrar y descifrar mensajes. Eso permite detectar fácilmente a los fisgones, dado que la observación perturba los estados de los fotones. Sin embargo, estas claves cuánticas basadas en fotones suelen distribuirse solo a dos personas.

Pero ahora, Alessandro Fedrizzi, de la Universidad Heriot-Watt de Edimburgo, y sus colaboradores han puesto en práctica un método eficaz para repartir claves cuánticas a grupos de tres o más personas. Su trabajo se publicó a principios de junio en Avances científicos.

El equipo empleó láseres para producir conjuntos de cuatro fotones. Cada uno de esos fotones estaba entrelazado con los otros tres de su conjunto: medirlo afectaría al resto, lo cual revelaría cualquier injerencia externa.

Los investigadores lograron distribuir sus cuartetos de fotones entrelazados a través de una red de fibra óptica con una longitud total de hasta 50 kilómetros. A partir de esos cuartetos, construyeron una clave criptográfica de aproximadamente un millón de bits. El equipo la usó para cifrar una ilustración del gato de Cheshire de Lewis Carroll y compartirla de forma segura entre cuatro personas durante una breve videoconferencia.

Aspectos destacados de la investigación sobre la naturaleza

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Acuerdo clave de la conferencia cuántica experimental», Massimiliano Proietti et al. en Avances de la ciencia, vol. 7, art. eabe0395, 4 de junio de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: