Hace 5300 años se construyó en el este de China la imponente ciudad de Liangzhu, cuya desaparición, unos 1000 años después, ha supuesto desde hace años un enigma para los expertos. Ahora, un equipo de geólogos dirigido por Haiwei Zhang, de la Universidad Jiao Tong de Xi’an, parece haber averiguado la causa: la región del delta del Yangtsé se volvió inhabitable debido a las inundaciones provocadas por unas intensas lluvias monzónicas. Tal y como explican los autores en Avances de la ciencia, los análisis isotópicos de unas estalagmitas han permitido despejar la incógnita.

La metrópolis amurallada de Liangzhu llegó a albergar a unos 34.500 habitantes. La ciudad y sus alrededores eran navegables a través de una extensa red de canales cuyo caudal estaba regulado por enormes presas y embalses, razón por la cual el yacimiento de Liangzhu también es conocido como la «Venecia de la Edad de Piedra» (la ciudad existió aproximadamente entre 3300 y 2300 a.C.).

Hasta ahora, muchos investigadores atribuían el colapso de la ciudad a inundaciones marinas. Así lo indicarían, por ejemplo, las capas sedimentarias de origen todavía desconocido que se observan por encima de las construcciones neolíticas. Además, unos estratos situados a 150 kilómetros atestiguan que la región fue devastada por inundaciones procedentes del mar de China oriental. Debido a la sal arrastrada, los campos de arroz habrían quedado inaprovechables.

Zhang y sus colaboradores se decantan por un escenario diferente tras haber analizado muestras de espeleotemas de una serie de cuevas situadas a unos 350 kilómetros de Liangzhu. Las estalagmitas de las cuevas de Shennong y Jiulong mostraban concentraciones de isótopos de carbono que se asociarían a un periodo extremadamente lluvioso acontecido entre 2345 y 2324 a.C. El equipo determinó la edad de las muestras mediante el método del uranio-torio.

Los científicos también atribuyen a esa fase lluviosa las capas sedimentarias que se observan por encima de los yacimientos neolíticos de la región. Además, tal y como explica el equipo de Zhang en su artículo, los datos climáticos locales indican que la región se encuentra dominada por el monzón de verano de Asia oriental y que su régimen pluvial se ve fuertemente influenciado por El Niño y la Oscilación del Sur.

A partir de los datos se ha podido reconstruir el siguiente escenario: «Probablemente, las intensas lluvias monzónicas provocaron unas inundaciones tan severas del Yangtsé y sus ramales que las presas y los canales, pese a su avanzado diseño, no lograron contener las masas de agua, lo que terminó por destruir la ciudad de Liangzhu y forzar la huida de la población», afirma en un comunicado de prensa el coautor Christoph Spötl, geólogo de la Universidad de Innsbruck. El clima se habría mantenido húmedo durante buena parte de los siguientes 300 años y se habría secado posteriormente. En principio, otras culturas neolíticas del delta del Yangtsé habrían sufrido las consecuencias de ese periodo de sequía.

Las primeras excavaciones realizadas en el yacimiento de Liangzhu fueron dirigidas por el erudito Xingeng Shi en 1936, pero no fue hasta las décadas de los ochenta y noventa que los arqueólogos descubrieron la extensión total de la antigua metrópolis. En 2019, La UNESCO declaró los restos de la antigua ciudad y sus canales Patrimonio de la Humanidad.

Karin Schlott

Referencia: «Colapso de Liangzhu y otras culturas neolíticas en la región del bajo Yangtze en respuesta al cambio climático». Haiwei Zhang et al. En Avances de la ciencia, vol. 7, n.º 48, 24 de noviembre de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: