Machu Picchu es el icono del imperio de los incas. Se supone que el inca que empezó su expansión, Pachacútec, o Pachacuti, Yupanqui, erigió esa residencia de invierno no mucho después de subir al trono. De las fuentes españolas se ha deducido que su reinado empezó en 1438. Ahora, unos investigadores estadounidenses contradicen esta cronología, que se ha estado aceptando generalmente. Richard Burger, de la Universidad Yale, y sus colaboradores han investigado unos restos humanos de la necrópolis existente en las ruinas mediante métodos basados en el radiocarbono. Su resultado: el palacio estaba habitado ya a partir de 1420, según cuentan estos investigadores en la revista especializada Antigüedad. De ello se seguiría que el reinado de Pachacútec empezó antes de lo que se pensaba, y por consiguiente, antes debieron de ocurrir también sus grandes conquistas, con las que creó el mayor imperio de la América precolombina.

Burger y su equipo han analizado 26 huesos y dientes humanos del cementerio en cuevas de Machu Picchu. Como los restos arqueológicos muestran que el paraje donde se encuentra estuvo esencialmente despoblado antes de la edificación del palacio, los muertos no pueden ser más antiguos que Machu Picchu. Según el grupo de científicos, los huesos no exhiben muestras de desgaste debido al trabajo pesado. Es muy probable que aquellas personas fuesen servidores del palacio; menos, que fuesen trabajadores que participaron en la construcción del complejo. Los datos de carbono 14 correspodientes van de 1420 a 1530. La fecha final concuerda también con la carencia de hallazgos arqueológicos relacionados con la conquista. No hay en Machu Picchu apenas huellas posteriores a la conquista por los españoles, que se hicieron con el Imperio inca en 1532.

La cronología de los incas

Si Burger y sus colaboradores tienen razón, Pachacútec Yupanqui habría empezado su reinado unos veinte años antes de lo supuesto hasta ahora. Las campañas de conquista que emprendió habrían sucedido también antes. Las fechas que se estaban aceptando para el reinado de Pachacútec, entre 1438 y 1471, fueron deducidas hace muchos años de lo que decían los cronistas españoles por el arqueólogo John Rowe, que reconstruyó la historia de los incas. La cronología que estableció se ha considerado válida hasta hoy, pese a que los datos aportados por los cronistas españoles no siempre son coincidentes.

Sin embargo, no solo es problemática la vieja cronología, sino también la nueva datación por medio del carbono 14. Es cierto que las mediciones efectuadas por Richard Burger para tumbas incas de Argentina, Ecuador y el norte de Chile ofrecen resultados que tampoco concuerdan con las fechas supuestas del Imperio incaico. Pero el método del radiocarbono depende del calibrado, lo que siembra dudas sobre asignaciones concretas de un año u otro. Por esa razón, Burger y sus colaboradores advierten de que sus dataciones «deben tratarse con precaución». Sostienen, no obstante, que ya es hora de no basarse tan solo en las fuentes escritas, sino de utilizar los datos del radiocarbono para la cronología de los incas y sus monumentos y yacimientos, como Machu Picchu. En cualquier caso, se necesitan más análisis para validar sus resultados.

Karin Schlott

Referencia: «Nuevas fechas AMS para Machu Picchu: resultados e implicaciones», De Richard L. Burger et al., En Antigüedad, 4 de agosto de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: