El pasado 1 de septiembre, el taladro rotatorio del vagabundo Perseverancia recogió un núcleo cilíndrico, ligeramente más grueso que un lápiz, del suelo rocoso de Marte. Este martes, los controladores de la misión en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA han informado de que ya disponen de todos los datos que confirman este “hito histórico”.

Según muestran las imágenes captadas por la cámara CacheCam del vagabundo, el núcleo está ahora dentro de un tubo de titanio herméticamente sellado, donde permanecerá para poderlo recuperar en el futuro.

Este núcleo cilíndrico de roca marciana se taladró y recogió el 1 de septiembre y ahora está sellado dentro del rover en un tubo de titanio para poderlo traer a la Tierra en futuras misiones

A través de una campaña de retorno de muestras de Marte, la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) están planeando una serie de misiones para dentro de uno años traer a la Tierra los tubos de muestras de Perserverance para su estudio. Serán los primeros materiales identificados y seleccionados científicamente que vienen a nuestro planeta desde otro.

Confirmación fotográfica

El primer núcleo se ha extraído de una roca marciana plana, del tamaño de un maletín, apodada Rochette. Una vez completado el proceso, el brazo robótico de Perseverance maniobró la broca y el tubo con la muestra para que la cámara del instrumento Mastcam-Z pudiera fotografiar el contenido aún sin sellar y transmitir los resultados a la Tierra.

Una vez que los controladores de la misión confirmaron la presencia de la roca extraída en el tubo enviaron una orden para completar el procesamiento. Este martes, Perseverance transfirió la muestra al interior del vehículo para medir y tomar imágenes del núcleo de roca. A continuación, selló herméticamente el contenedor, tomó otra imagen y almacenó el tubo, numerado como 266

Con más de 3.000 piezas, este sistema de muestreo y almacenamiento es el mecanismo más complejo jamás enviado al espacio

Larry D. James (JPL)

“Con más de 3.000 piezas, este sistema de muestreo y almacenamiento es el mecanismo más complejo jamás enviado al espacio”, destaca Larry D. James, director interino del JPL.

“Obtener y tener la primera muestra en nuestro haber es un gran hito”, añade el científico del proyecto Perseverance, Ken Farley, del instituto Caltech (EE UU), “y cuando traigamos estas muestras a la Tierra, nos van a decir mucho sobre algunos de los primeros capítulos de la evolución de Marte”.

Además de identificar y recoger muestras de roca y regolito (roca fragmentada y polvo) mientras se buscan señales de vida microscópica antigua, la misión de Perseverance incluye el estudio de la región del cráter Jezero para comprender la geología y la antigua habitabilidad de la zona, así como para caracterizar su clima pasado.

Derechos: Creative Commons.

.

Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: