Marte alberga una considerable cantidad de agua. Por ejemplo, ambos polos presentan capas de hielo de varios kilómetros de grosor compuestas principalmente de agua. Sin embargo, en más de una ocasión, los supuestos indicios de la existencia de agua en estado líquido han acabado siendo una pista falsa. Y ese podría ser ahora el caso de un estudio publicado en Ciencias en 2018.

Un grupo de investigadores sostiene que el supuesto lago que los autores de aquel trabajo afirmaron haber detectado en el Polo Sur de Marte a partir de datos de radar podría ser, en realidad, una llanura de roca volcánica o los depósitos arcillosos del lecho de un antiguo río. El nuevo análisis de los datos ha corrido a cargo de un equipo dirigido por Cyril Grima, de la Universidad de Texas en Austin, y se ha publicado recientemente en Cartas de investigación geofísica.

Según el artículo de 2018, el lago de agua líquida se situaría a una profundidad aproximada de un kilómetro y medio, en las capas ricas en hielo cercanas al casquete polar. El Radar Avanzado para la Investigación de la Ionosfera y el Subsuelo de Marte (MARSIS), a bordo de la sonda Expreso de Marte de la Agencia Espacial Europea, exploró las capas de hielo. Y entre los datos, Roberto Orosei y sus colaboradores del Instituto Nacional de Astrofísica de Bolonia hallaron una señal sorprendentemente fuerte que interpretaron como la reflexión procedente de un lago subterráneo.

El equipo de Grima analizó las señales de radar obtenidas en otras áreas de Marte no cubiertas de hielo, y simuló cómo cambiarían si hubieran atravesado una capa de hielo de un kilómetro y medio de espesor. Su estudio demostró que las llanuras de roca de origen volcánico bajo el hielo simulado presentaban el mismo aspecto que el supuesto lago bajo el hielo real. Y tales llanuras de roca volcánica abundan en Marte. Para otros investigadores, las señales reflejadas en el Polo Sur del planeta rojo se corresponderían más bien con sedimentos similares a los que se depositan en los lechos fluviales. Esos sedimentos se remontarían a la historia primigenia de Marte, una época en la que es probable que aún existiera agua líquida en el planeta.

No es la primera vez que se pone en duda la existencia de lagos bajo el hielo. «Para que el agua se mantenga líquida tan cerca de la superficie, debería haber un entorno muy salino y una fuente de calor local. Pero nada de eso encaja con lo que sabemos de esa región», aduce Grima. En ese sentido, parece que lo más verosímil es que la interpretación más trivial de los llamativos ecos del radar registrados en el Polo Sur de Marte sea la correcta.

Jan Donges

Referencia: «La detectabilidad basal de un Marte cubierto de hielo por MARSIS, Cirilo Grima et al. una Cartas de investigación geofísica, vol. 49, art. e2021GL096518, 28 de enero de 2022.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: