Los trastornos depresivos modifican el modo en que el cerebro procesa la información visual y, en concreto, el contraste. Así concluye un estudio publicado en tiempo reciente por la revista Revista de psiquiatría y neurociencia. Ello podría aportar nuevas pistas acerca de los mecanismos neuronales implicados en la depresión.

Viljami Salmela, de la Universidad de Helsinki, y sus colaboradores reclutaron 111 personas, en su mayoría mujeres, con depresión mayor, así como 29 voluntarios sin trastornos del estado de ánimo, a los que sometieron a dos pruebas diseñadas para medir la percepción visual. En la primera, los participantes observaron dos cuadrados, cuya luminosidad variaba según el color claro u oscuro del fondo sobre el que se dibujaron, a pesar de ser idénticos. Iguales fueron también los dos patrones rayados del segundo test, aunque la ilusión creada por la orientación de las líneas que los rodeaban afectaba la percepción del contraste.

De acuerdo con los resultados, ambos grupos de voluntarios reportaron apreciar de forma similar los cambios en la luminosidad de las figuras. En cambio, los participantes con trastorno depresivo mayor declararon percibir poca diferencia en el contraste de los dos patrones rayados, en comparación con la cohorte de control, que experimentó un mayor efecto de la ilusión óptica. Los investigadores descartaron otras variables, como sexo, edad, educación o inteligencia, como causa de esta disparidad.

De forma interesante, el uso de los fármacos valproato, lamotrigina y pregabalina se asoció con una ligera tendencia a normalizar la percepción visual. Siete meses después de las pruebas, dicha normalización también se observó en los pacientes recuperados, que no mostraban síntomas de depresión.

Los autores reconocen ciertas limitaciones en el diseño de la investigación, como el empleo de pruebas de comportamiento subjetivas para evaluar la percepción visual, en lugar de medir la actividad eléctrica de las neuronas. Aun así, de confirmarse el hallazgo, Salmela y su equipo postulan que los test visuales constituyen un método rápido, sencillo y no invasivo que podría ayudar en el diagnóstico de la depresión.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Reducción de la supresión del contraste visual durante episodios depresivos mayores.», De V. Salmela et al., En Revista de psiquiatría y neurociencia. 46(2):E222-E231, publicado en marzo de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: