Cientos de genes implicados en la aparición de la resistencia antibiótica se esconden en las bacterias intestinales de los bebés. Asimismo, de acuerdo con un estudio publicado en tiempo reciente por la revista Anfitrión celular y microbio, el consumo de antibióticos durante la última etapa del embarazo modifica su expresión.

El intestino humano alberga billones de bacterias, muchas de las cuales expresan genes que las ayudan a contrarrestar la acción de los antibióticos. Con el objeto de investigar el modo en que estos microbios desarrollan resistencia antibiótica, Søren Sørensen de la Universidad de Copenhague y sus colaboradores analizaron muestras de heces de 662 niños, de un año de edad, residentes en Dinamarca.

El equipo halló 409 tipos de genes que otorgan resistencia frente a 34 clases de antibióticos. De forma interesante, 167 de estos genes proporcionaron resistencia a más de un fármaco, incluidos algunos medicamentos esenciales para la práctica clínica, que los bebés no habían tomado nunca.

Factores ambientales, como crecer en un área rural o urbana, así como el consumo de antibióticos durante los 40 días anteriores, influyeron en los niveles de expresión del conjunto de genes del resistoma. Por último, los investigadores observaron que los genes con mayor expresión se asociaban con una mezcla particular de microbios intestinales. Con anterioridad, el equipo relacionó dichas bacterias con un riesgo elevado de desarrollar asma, durante la edad adulta.

Aspectos destacados de la investigación sobre la naturaleza

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia, con el permiso de Nature Reseach Group.

Referencia: «El resistoma intestinal infantil se asocia con E. coli, exposiciones ambientales, madurez del microbioma intestinal y composición bacteriana asociada al asma.», De X. Li et al., En Anfitrión celular y microbio, publicado el 21 de abril de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: