En abril de 2010, la explosión, y posterior hundimiento, de la plataforma petrolífera Horizonte de aguas profundas causó el vertido de petróleo más grande reportado hasta la fecha. El crudo contaminó las aguas del golfo de México, hecho que afectó a numerosas especies animales marinas y terrestres. Ahora, Sylvain De Guise, de la Universidad de Connecticut, y sus colaboradores informan del impacto a largo plazo de dicho derrame sobre el sistema inmunitario de los delfines mulares (Tursiops truncatus).

La investigación, publicada por la revista Toxicología y Química Ambiental, compara poblaciones de delfines residentes en dos zonas distintas del golfo de México: la bahía de Barataria, contaminada por el vertido, y la bahía de Sarasota, donde el petróleo no llegó. Las muestras de sangre, recogidas entre 2011 y 2018, evidenciaron diferencias notables entre las respuestas inmunitarias de ambos grupos.

En concreto, los investigadores observaron un incremento de la proliferación de los linfocitos T en los animales de la bahía contaminada. Asimismo, la exposición al crudo alteró el equilibrio entre las citocinas Th1 y Th2. Las primeras, cuya concentración disminuyó, producen una respuesta inmunitaria de tipo celular. En cambio, los niveles de las segundas, responsables de la inmunidad humoral basada en anticuerpos y otras macromoléculas, aumentaron. Los delfines de la bahía de Barataria también presentaron alteraciones en los linfocitos T reguladores que, como su nombre indica, controlan la activación del sistema inmunitario.

Estos resultados concuerdan con los análisis realizados durante los meses posteriores al accidente, que ya detectaron inmunotoxicidad en los delfines. Sin embargo, según los autores, también demuestran que dichas alteraciones perduran a largo plazo.

De forma interesante, un modelo animal, que reproduce las condiciones de los delfines en el laboratorio, mostró que el petróleo no solo altera la respuesta inmunitaria de los ratones, sino también la de su descendencia no expuesta al contaminante. Ello sugiere una posible transmisión a las siguientes generaciones, que podría incrementar la susceptibilidad a padecer enfermedades infecciosas y, por consiguiente, afectar a la recuperación de las poblaciones.

Para De Guise y sus colegas, el hallazgo también plantea preocupaciones sobre otras especies de mamíferos, incluidos los humanos, ya que algunos de los voluntarios que participaron en las tareas de limpieza del desastre presentaron problemas respiratorios y cambios inmunológicos.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Alteraciones inmunológicas a largo plazo en el delfín mular una década después del derrame de petróleo de Deepwater Horizon en el golfo norte de México: potencial para efectos multigeneracionales», Por S. De Guise et al., En Toxicología y Química Ambiental, publicado el 17 de febrero de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: