Recubrir con sílice las células cancerosas de una persona podría dar lugar algún día a tratamientos personalizados contra el cáncer, según un reciente estudio realizado con ratones.

Las terapias denominadas vacunas contra el cáncer aprovechan el propio sistema inmunitario y lo movilizan para que ataque a los tumores. Cada tumor expresa una constelación única de proteínas, lo que a veces permite al sistema inmunitario distinguir las células del tumor de las no cancerosas. Como estas proteínas varían de una persona a otra, idealmente una vacuna contra el cáncer podría adaptarse para tratar el cáncer concreto que padece cualquier persona.

Con la esperanza de desarrollar una forma de crear una vacuna personalizada contra el cáncer, Rita Serda, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Nuevo México, en Albuquerque, y sus colaboradores impregnaron la superficie de células cancerosas de ovario con sílice, compuesto que destruía estas células (pero a la vez mantenía los antígenos tumorales), y a continuación las recubrieron con moléculas que movilizaban el sistema inmunitario.

Los investigadores administraron primero la vacuna resultante a ratones. Después, les inyectaron células cancerosas de ovario genéticamente idénticas para que formaran tumores en los animales. Observaron que la vacuna detenía el crecimiento de los tumores y reducía su tamaño. El método podría algún día convertir las células extraídas del tumor de una persona en un tratamiento individualizado contra ese mismo tumor.

Aspectos destacados de la investigación sobre la naturaleza

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Vacunas contra el cáncer de células tumorales silicificadas criogénicamente funcionalizadas con patrones moleculares asociados a patógenos»; Jimin Guo et al. En Ingeniería Biomédica de la Naturaleza, 1 de noviembre de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: