Un parche de alta tecnología creado con una impresora 3D podría convertirse en el futuro en una alternativa a la inyección de la vacuna. En las primeras pruebas realizadas con componentes modelo de vacuna, dio buenos resultados e incluso reforzó el sistema inmunitario de los animales de experimentación. Incluso fue más eficaz que una vacuna inyectada mediante las agujas convencionales, ha descrito un equipo de médicos y nanoingenieros en la revista científica PNAS.

El parche se adhiere a la piel durante algún tiempo y suministra al cuerpo la vacuna de forma indolora a través de un sistema de microagujas. En el parche impreso, las microagujas están alineadas con precisión en una base de polímero y son lo suficientemente largas como para penetrar mínimamente en la superficie de la piel. Por lo tanto, se considera que el parche funcionará de forma indolora. Además, cualquier persona podrá aplicarlo sin necesidad de acudir a un especialista.

Los investigadores ensayaron primero el parche en ratones para medir si la vacuna se transfería bien y observar cómo reaccionaba el sistema inmunitario. La evaluación demostró que los linfocitos T y los anticuerpos estimulados por la vacuna alcanzaron una concentración entre 10 y 50 veces superior en la sangre después de la vacunación con el parche, en comparación con la inyección hipodérmica clásica. Ello significaría que dicho sistema también permitiría ahorrar vacunas porque bastaría con una dosis menos concentrada.

La investigación sobre los sistemas de parches de microagujas como innovación técnica se lleva a cabo en todo el mundo desde hace algún tiempo. El equipo científico dirigido por Joseph M. DeSimone, de la Universidad Stanford, espera que las mejoras en la producción resultante de los avances en la impresión 3D hagan que los parches estén pronto disponibles para su aplicación. Por ejemplo, en la actualidad es posible fabricar de forma económica las frágiles puntas de las agujas de microinyección, lo suficientemente afiladas y de longitud exacta, y colocarlas con precisión en los parches. El sistema, ensayado con componentes modelo de las vacunas, podría convertirse fácilmente en una vacuna contra la COVID-19, la gripe, el sarampión o la hepatitis, afirman los autores del estudio.

Jan Osterkamp

Referencia: «La vacunación transdérmica a través de microagujas impresas en 3D induce una potente inmunidad humoral y celular“. Cassie Caudill y col. en PNAS, vol. 118, e2102595118, septiembre de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply