Los niños pequeños, entre 12 meses y algo más de 3 años, que utilizan a diario y durante mucho tiempo las pantallas táctiles son más rápidos a la hora de mirar los objetos cuando aparecen, pero menos capaces de mantener la atención que sus coetáneos que no practican esa costumbre, según publica Informes científicos.

«Los primeros años de vida son fundamentales para que los niños aprendan a controlar su atención y a ignorar las distracciones, habilidades tempranas que se sabe que son importantes para el posterior rendimiento académico», señala en un comunicado de prensa Tim Smith, del Centro de Desarrollo Cerebral y Cognitivo de Birkbeck y autor principal del trabajo.

Para su estudio, los investigadores, de diversas universidades británicas, reclutaron dentro del proyecto Tableta a bebés de 12 meses que usaban las pantallas táctiles con diverso tipo de asiduidad y durante diferente tiempo. Analizaron su capacidad de atención a lo largo de dos años y medio. Para ello, les sometieron a tres pruebas en el laboratorio: una primera, a los 12 meses de vida; la segunda, una vez cumplidos los 18 meses, y una tercera y última, a los tres años y medio de edad. En cada visita, los niños participaron en tareas en las que aparecían objetos en diferentes lugares de una pantalla y un rastreador ocular medía su atención. En concreto, los investigadores registraron la rapidez con la que los niños miraban los objetos y la capacidad que presentaban a la hora de ignorar los elementos que les distraían. Según hallaron, los que utilizaban con asiduidad y durante largo tiempo al día la pantalla táctil miraban más rápido los objetos cuando aparecían, pero eran menos capaces de obviar los elementos que les distraían en comparación con los participantes que usaban poco o nada este tipo de dispositivos.

«Por ahora, no podemos concluir que el uso de la pantalla táctil haya causado las diferencias en la atención», indica Ana María Portugal, investigadora del proyecto. Y aclara: «También podría ser que los niños más propensos a distraerse se sientan más atraídos por las características llamativas de los dispositivos de pantalla táctil que los que no lo son.»

Con todo, los investigadores destacan la importancia de sus resultados ante el creciente debate sobre el papel que desempeña el tiempo que se pasa frente a las pantallas en el desarrollo de los niños. Un hábito que, según parece, ha aumentado durante la pandemia de la COVID-19.

Como próxima investigación, los autores proponen averiguar la relación entre el aumento de la mirada de los pequeños hacia los objetos distractores en la pantalla digital con la capacidad de atención en el mundo real: ¿demuestran los resultados que los niños se han adaptado a las exigencias de multitarea de su complejo entorno cotidiano o, por el contrario, revelan que presentan dificultades para mantener la atención y la concentración?

Fuente: Universidad de Bath

Referencia:
«El uso de la pantalla táctil longitudinal en el desarrollo temprano se asocia con un control de la atención exógena y endógena reducido más rápido». AM Portugal et al., Publicado en líena en Informes científicos, el 26 de enero de 2021.

Encuentra aquí todos los contenidos de Investigación y Ciencia sobre la pandemia de COVID-19. También puedes acceder a los artículos publicados por Scientific American y otras de sus ediciones internacionales a través de esta web.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: