Desde hace tiempo se sabe que la falta de sueño fomenta el aumento de peso en los adultos, pero pocos estudios han investigado si no dormir lo suficiente durante los primeros meses de vida produce las mismas consecuencias. Un estudio sugiere que los bebés que duermen más tiempo y se despiertan menos durante la noche tienen un menor riesgo de presentar sobrepeso en la infancia. Sus resultados se publican en Dormir.

«En este estudio hemos hallado que no solo un sueño nocturno más corto, sino también un mayor número de despertares durante el sueño se relacionan con una mayor probabilidad de que los bebés tengan sobrepeso en los primeros seis meses de vida», señala en un comunicado de prensa Susan Redline, del Hospital General de Massachusetts y coautora del estudio.

Para su investigación, los científicos registraron los hábitos de sueño de 298 recién nacidos en el Hospital General de Massachusetts entre 2016 y 2018. Para ello emplearon relojes de actigrafía de tobillo, dispositivos que miden los patrones de actividad y descanso durante varios días. En concreto, evaluaron el sueño de los lactantes cuando tenían uno y seis meses de vida y a lo largo de tres noches. Además, pidieron a los padres que anotaran los episodios de sueño y vigilia de sus hijos en un diario del sueño. Los autores también midieron la altura y el peso de los bebés y determinaron su índice de masa corporal.

Mejores rutinas de alimentación

según hallaron, una hora más de sueño se correlacionaba con una disminución del 26 por ciento en el riesgo de sobrepeso. Ese riesgo también disminuía en los bebés que se despertaban menos durante la noche presentaban. Aunque no está claro el motivo exacto de tal correlación, los científicos especulan que dormir más fomenta las prácticas rutinarias de alimentación y la autorregulación, factores que mitigan el consumo excesivo de comida.

Con todo, los investigadores advierten que en su estudio no se consideraron ciertas variables, como la duración de la lactancia materna o las condiciones socioeconómicas de la familia, las cuales podrían influir en el crecimiento del bebé. En el futuro, prevén estudiar el impacto de los patrones de sueño en el crecimiento de los niños durante los dos primeros años de vida e identificar los factores clave que median en la correlación entre el sueño y el aumento de peso.

La redacción

Referencia: «Asociación longitudinal del sueño evaluado por actigrafía con el crecimiento físico en los primeros 6 meses de vida». X. Li et al, publicado en línea en Dormir el 22 octubre de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: