No hay duda de que las neuronas necesitan dormir: probablemente habrás comprobado por ti mismo que no estás al cien por cien si has trasnochado o pasado una mala noche. Las investigaciones demuestran, asimismo, que dormir bien favorece la memoria y el rendimiento cognitivo , además de reducir el riesgo de depresión. Pero ¿es nuestro cerebro el que nos ha hecho tan dependientes del sueño? Detrás de esta pregunta, que quizá parece un tanto particular, se esconde otra fundamental: ¿en qué momento de la historia de los seres vivos surgió la necesidad de dormir?

Desde la mosca de la fruta hasta el murciélago pardo (que duerme 19 horas al día, dos horas más que el perezoso) todos los animales duermen. Mas, hasta hace poco, los organismos que se habían estudiado tenían un cerebro. Para saber si este órgano es necesario para el sueño, el equipo de Taichi Itoh, de la Universidad de Kyushu, en Japón, se ha fijado en la hidra, un pequeño animal acuático de uno a dos centímetros de longitud que carece de cerebro, pues su sistema nervioso se halla distribuido por todo el cuerpo. Los hallazgos se publican en Avances científicos.

Para determinar la presencia del sueño en un animal, se utilizan varios criterios de comportamiento: debe estar casi inmóvil, sin reacción y su estado debe ser reversible (es decir, que no esté muerto). Los investigadores filmaron ejemplares de hidra para rastrear dichos criterios. Según observaron, estos animales presentaban fases activas y fases poco móviles, las cuales podían interrumpirse mediante un destello.

De la misma manera que sucede en las personas trasnochadoras, las hidras necesitan recuperarse después de una noche de poco descanso. Cuando los investigadores perturbaban su sueño haciendo vibrar su «habitación» durante horas, los animales durmieron después más tiempo. Asimismo, varias de las sustancias que favorecen el sueño en los humanos, como son la melatonina o el neurotransmisor GABA, tenían ese efecto en la hidra.

Estos hallazgos se suman a otros trabajos recientes que demuestran que las medusas, otro organismo sin cerebro, duermen. De ahí la conclusión de Itoh: «Los animales deben haber adquirido la necesidad de dormir antes de desarrollar un cerebro.»

Guillaume Jacquemont

Referencia: «Un estado similar al sueño en Hydra desentraña los mecanismos del sueño conservados durante el desarrollo evolutivo del sistema nervioso central.». H. Kanaya y col. uno Avances científicos, Vol. 6, págs. 1-11, 2020.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: