Ingenuity ha completado con éxito su primer vuelo: tal y como estaba previsto, el pequeño helicóptero (que aterrizó en el planeta rojo hace dos meses, junto con el vehículo explorador Perseverance) se alzó tres metros sobre la superficie, se mantuvo en el aire durante medio minuto y volvió a aterrizar sin problemas, según ha anunciado la NASA. El lanzamiento se había pospuesto hasta hoy por problemas técnicos.

El aparato transporta una cámara que apunta al suelo y que se usa para la navegación. Una imagen tomada por esa cámara muestra la sombra del aparato y certifica el éxito del intento. El vehículo explorador Perseverance también filmó la acción desde una distancia de unos 70 metros y ya ha enviado a la Tierra algunas imágenes en las que se aprecia el vuelo del pequeño helicóptero.

El hito ha tenido lugar esta mañana, alrededor de las 9:30 (hora española). Como Marte está tan lejos de la Tierra y las señales tardan mucho en llegar allí, no ha sido posible controlar las operaciones a distancia desde nuestro planeta, sino que se han tenido que efectuar de manera totalmente automática. Tras el vuelo, los datos se enviaron a un satélite en órbita alrededor de Marte, y desde allí a la Tierra, un proceso que llevó unas tres horas.

El ingeniero jefe de Ingenuity, Bob Balaram, compara la empresa con el primer vuelo a motor realizado en la Tierra. «Nos sentiremos como los hermanos Wright», aseguró hace meses en una entrevista sobre la misión. Ahora, por fin ha llegado ese «momento Wright», tal y como afirmó la directora del proyecto, MiMi Aung, durante la retransmisión en directo del vuelo.

Uno de los mayores obstáculos a los que se enfrenta el helicóptero es generar suficiente sustentación en la atmósfera marciana, que es extremadamente tenue. Para ello, está equipado con dos hélices ultraligeras de 1,2 metros de diámetro que giran en direcciones opuestas, de las cuales se suspende un armazón de unos 15 centímetros de lado.

Tras este primer vuelo de prueba, podrían tener lugar hasta cuatro más. El objetivo de los tres primeros es verificar las capacidades del helicóptero. Durante el tercer vuelo, el aparato podría recorrer una distancia de unos 50 metros, para luego regresar al punto de partida. Ingenuity no llevará a cabo ninguna tarea científica propiamente dicha: su propósito es poner a prueba la tecnología de los helicópteros en condiciones marcianas reales. En el futuro, tal vez mandemos a nuestro planeta vecino otros aparatos similares, de mayor tamaño y equipados con sensores. Una de sus ventajas con respecto a los vehículos terrestres como Perseverance es que podrían cubrir distancias mucho más grandes.

Jan Dönges

Más información en la página web de la NASA.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: