Las personas que ostentan posiciones de poder son comparativamente poco comprensivas con los errores de otros sujetos. Eso se debe a que piensan que los demás tienen las mismas oportunidades que ellos, informa la revista Ciencias de la Psicología Social y de la Personalidad.

Para un primer experimento, los investigadores de la Universidad de California en San Diego reclutaron a unos 360 participantes a través de una plataforma en línea y les presentaron un escenario ficticio que debían evaluar. Era el siguiente: un departamento de la universidad estaba estudiando la posibilidad de conceder una bonificación a un asistente, pese a que este no había cumplido un plazo importante a causa de otros compromisos. Cuanto más poderosos se sentían los sujetos, según se desprendía de un cuestionario previo, menos dispuestos se mostraban a pagar la gratificación.

En un segundo estudio en línea, asignaron a cerca de 400 participantes el papel de supervisores o subordinados. Supuestamente, se habían «ganado» el cargo a partir de su rendimiento en la prueba anterior, pero en realidad los investigadores dejaron que el azar decidiera. A ambos grupos (supervisores y subordinados), se les pidió que evaluaran la actuación de un desconocido. ¿Resultado? Los supervisores recién nombrados querían castigar los errores de esta persona con mayor frecuencia que los participantes que ocupaban posiciones subordinadas. Un tercer experimento llevado a cabo en un laboratorio universitario y en el que se pidió a los estudiantes que juzgaran a una persona subordinada a ellos reveló la misma conclusión.

«Las personas que ocupan posiciones de poder son menos conscientes de lo limitado que puede ser un ámbito de actuación en comparación con las personas con poco poder», explica el primer autor de la investigación, Yidan Yin, en un comunicado de prensa. Según apunta, ello tiene implicaciones sociales: «Los políticos ostentan poder y privilegios, y pueden ser menos sensibles a las circunstancias de los ciudadanos desfavorecidos». Lo mismo ocurre en el mundo laboral. «Los directivos tienden a atribuir a sus empleados las mismas posibilidades que ellos tienen, especialmente cuando estos últimos cometen errores», señala Yin.

Christiane Gelitz

Referencia: «El poder aumenta la percepción de las decisiones de los demás, lo que lleva a las personas a culpar más a los demás.». Yidan Yin, Krishna Savani y Pamela K. Smith, publicado en línea en Ciencias de la Psicología Social y de la Personalidad, 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: