Colocado en la yema de los dedos, un nuevo dispositivo, delgado y flexible, recoge, del sudor de una persona mientras duerme, la energía necesaria para el funcionamiento de pequeños aparatos electrónicos portátiles.

Desde los relojes inteligentes hasta los monitores de salud, la tecnología portátil constituye, cada vez más, una parte integral de la vida cotidiana. Sin embargo, disponer de fuentes de energía adecuadas supone un reto.

Con el objeto de salvar este obstáculo, Joseph Wang y sus colaboradores de la Universidad de California en San Diego crearon un dispositivo que obtiene energía de las sustancias químicas, y del lactato en particular, presentes en el sudor de las yemas de los dedos. A diferencia de otras fuentes de energía alimentadas por la transpiración, esta no requiere el movimiento del cuerpo.

De acuerdo con los datos, el aparato recoge alrededor de 400 milijulios por centímetro cuadrado, a lo largo de 10 horas de sueño. Ello lo convierte en el más eficaz diseñado hasta la fecha. Dicha energía puede alimentar un sensor y un panel de visualización para controlar el medio ambiente o la salud. Además, el dispositivo también es capaz de extraer energía de las ligeras pulsaciones que los dedos realizan pulsaciones al teclear o enviar mensajes de texto.

En un futuro, Los autores esperan mejorar la eficacia y durabilidad del dispositivo, así como integrarlo con otros tipos de recolectores de energía.

Aspectos destacados de la investigación de la naturaleza

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Una célula de biocombustible de transpiración pasiva: alto rendimiento energético de la inversión», De L. Yin et al., En Joule, publicado el 13 de julio de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: