La semana pasada, el vehículo explorador Perseverance de la NASA llegó a Marte. Su aterrizaje milimétrico en el cráter Jezero fue histórico por muchas razones, la principal de ellas la trascendental naturaleza de la misión, que buscará indicios de vida pasada y recogerá muestras relevantes para que otras naves las traigan a la Tierra en un futuro.

Pero incluso si el vehículo no encuentra indicios de microorganismos marcianos durante sus operaciones, habrá producido otra espectacular primicia para los libros de texto, que los científicos de la NASA desvelaron ayer: una mirada sin precedentes a los siete tensos minutos que transcurrieron entre la trepidante caída del Perseverance a través del cielo del planeta y su llegada a tierra firme, mucho más abajo.

Se trata del primer vídeo en alta definición que documenta la entrada en la atmósfera, el descenso y el aterrizaje de un vehículo espacial en otro planeta.

El predecesor de Perseverance, Curiosity, grabó fragmentos de las últimas fases de su aterrizaje en Marte en 2012, que sirvieron para montar un breve vídeo de animación fotograma a fotograma (detener el movimiento).

Y, en 2005, el módulo de aterrizaje Huygens de la misión Cassini transmitió imágenes y datos de telemetría de su gélido descenso a la luna Titán de Saturno, que más tarde se usaron para construir unas visualizaciones extraordinarias. Y, por supuesto, no escasean las imágenes de alunizajes de las clásicas misiones Apolo.

Pero nunca antes una nave espacial había captado la secuencia completa del aterrizaje en otro mundo con tanto detalle. Aparte de un regalo para la vista, estos datos podrían resultar cruciales de cara al diseño de futuros viajes más ambiciosos a la superficie del planeta rojo, que se considera uno de los lugares más difíciles para aterrizar de todo el sistema solar.

Lee Billings



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: