Una píldora, que inyecta los fármacos en la pared del estómago, podría usarse para administrar medicamentos a las personas con aprensión a las agujas.

Aunque la gente prefiere las píldoras a las inyecciones, algunos fármacos tan solo resultan eficaces cuando se administran por medio de una aguja. A fin de resolver este problema, Ulrik Rahbek, de la compañía farmacéutica Novo Nordisk en Maaloev, en Dinamarca, Giovanni Traverso, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Cambridge, y sus colegas diseñaron una cápsula que combina lo mejor de ambos mundos, según publican en la revista Biotecnología de la naturaleza.

La cápsula, con forma de huevo, mide 15 milímetros y puede contener hasta 4 miligramos de medicamento líquido. Una vez ingerida, se asienta en el estómago y, gracias a un peso en su base, se endereza automáticamente. En cuestión de minutos, los fluidos del sistema digestivo disuelven un gránulo que recubre la aguja en la parte superior de la cápsula. Ello desencadena la inyección del medicamento en la pared del estómago, donde se absorbe. A continuación, la aguja se retrae para que el dispositivo pueda eliminarse de forma segura a través del intestino.

Experimentos realizados con cerdos demostraron que la píldora puede administrar fármacos, como la insulina y los anticuerpos monoclonales, suministrados, por lo general, mediante inyecciones. Ahora, el equipo espera probar pronto la cápsula autoinyectora en humanos.

Aspectos destacados de la investigación sobre la naturaleza

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Administración oral de anticuerpos monoclonales sistémicos, péptidos y moléculas pequeñas mediante autoinyectores gástricos», De A. Abramson et al., En Biotecnología de la naturaleza. Publicado el 30 de agosto de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: