A muchas personas les gusta escuchar música suave antes de acostarse. Sin embargo, en algunos casos las melodías perturban el sueño, aunque se tenga la sensación subjetiva de que se está más relajado. Ello acontece sobre todo con la música instrumental, según publica ciencia psicológica.

Para el estudio, científicos dirigidos por Michael K. Scullin, de la Universidad Baylor, entrevistaron a cerca de 200 personas sobre su calidad de sueño. También les preguntaron con qué frecuencia y en qué momentos del día escuchaban música. Según constataron, los participantes que oían música durante largo tiempo antes de acostarse dormían peor y se encontraban cansados durante el día con mayor frecuencia que los que no eran tan aficionados a la música. Asimismo, se quejaban más a menudo de gusanos auditivos, es decir, de esas melodías que se quedan atascadas en la cabeza. Incluso se despertaban por la noche con la melodía «sonando» en su cerebro. Sorprendentemente, esta tendencia era más marcada con la música instrumental.

Con el fin de comprobar los resultados de la encuesta, los investigadores pidieron a 50 adultos jóvenes que pasaran una noche en el laboratorio del sueño. Los participantes debieron escuchar tres piezas musicales. A continuación, se les pidió que se acostaran para descansar. Para la prueba de escucha, los experimentadores seleccionaron tres canciones que han demostrado tener un cierto potencial de gusano auditivo. Son las siguientes: No dejes de creer, de Journey, Llámeme si quiere, de Carly Rae Jepsen y Quitárselo de encima, de Taylor Swift. La mitad de los sujetos escucharon las melodías con instrumentos y voz; la otra mitad, en versión instrumental.

Confirmaron que alrededor de una cuarta parte de los sujetos se despertaba por la noche con un gusano auditivo. Además, su sueño era menos profundo. Por otro lado, el electroencefalograma mostró un aumento de llos patrones de ondas derebrales asociados a la consolidación de la memoria. Ello sucedía incluso cuando los participantes se sentían más relajados después de escuchar la música. El efecto fue especialmente notable con la música instrumental, tal y como había revelado la encuesta.

Los investigadores desconocen el motivo de este fenómeno. Es probable que los participantes añadieran en su cabeza la letra de las canciones de forma automática y, por tanto, experimentaran un gusano auditivo con mayor facilidad. Sin embargo, ello no explica por qué la música instrumental parece perturbar más el sueño.

Daniela Mocker

Referencia: «Música para dormir, imágenes musicales involuntarias y sueño.». Michael K. Scullin et al., publicado en línea en ciencia psicológica, junio de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: