Se sabe que el ejercicio regular mejora el estado de salud. Ahora, una investigación revela que, a medida que se aumenta la actividad física, también lo hacen los beneficios para el corazón, incluso el de los más deportistas.

Terence Dwyer, de la Universidad de Oxford, y sus colaboradores han estudiado a 90.211 personas que aceptaron utilizar un sensor del movimiento de poco peso que registró los datos sobre su actividad física durante siete días. Los investigadores hicieron el seguimiento de los participantes a lo largo de una mediana de cinco años, durante los cuales 3617 fueron diagnosticados con enfermedades cardíacas.

En todas las personas, con independencia de su sexo, se observó una relación directa e inversa entre la cantidad de actividad física y el riesgo de enfermedades cardíacas. Los autores no hallaron ningún límite superior para los beneficios derivados del aumento del ejercicio. A los participantes que hicieron más deporte les fue mejor que a los que practicaron menos, incluso cuando el ejercicio realizado por los primeros fuera intenso.

Los autores explican que sus resultados se mantienen incluso después de tener en cuenta las diferencias en otros factores, como la situación socioeconómica. También afirman que su conjunto de datos registra la actividad física de manera más fiable que los utilizados en otros estudios, en los que se pedía a los participantes que respondieran a cuestionarios sobre sus hábitos de ejercicio.

Aspectos destacados de la investigación sobre la naturaleza

Artículo traducido raducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Resarch Group.

Referencia: «El acelerómetro midió la actividad física y la incidencia de enfermedades cardiovasculares: evidencia del estudio de cohorte del Biobanco del Reino Unido». Rema Ramakrishnan et al. en Medicina PLoS, publicado en línea, enero de 2021.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: