La Administración Nacional Espacial de China (CNSA) ha publicado una serie de vídeos de su vehículo explorador Zhurong, incluida una increíble secuencia que muestra 23 segundos de su peligroso descenso a la superficie de Marte.

Las grabaciones, publicadas el 27 de junio (casi a la mitad de la misión de Zhurong, que debería durar tres meses) constituyen un «montón de datos fantásticos», celebra David Flannery, astrobiólogo de la Universidad de Tecnología de Queensland, quien forma parte del equipo que trabaja con el explorador marciano Perseverance de la NASA.

Zhurong llegó a Marte el 15 de mayo, tras ser liberado por el orbitador Tianwen-1. Uno de los vídeos (arriba) recoge la rápida desaceleración del módulo de aterrizaje donde viajaba el vehículo explorador, justo antes de posarse en la superficie del planeta rojo. Las imágenes muestran cómo se despliega y suelta un paracaídas, y a continuación una vista del suelo mientras el módulo de aterrizaje se aproxima a él.

Zumbido de motores en Marte

Una semana después, el 22 de mayo, Zhurong rodó por una rampa de la plataforma de aterrizaje. Este momento ha quedado inmortalizado en otro vídeo en blanco y negro (abajo), y también por un micrófono que captó el zumbido de los motores eléctricos y el crujido de las ruedas durante el descenso por la rampa metálica.

Flannery considera que los sonidos de Zhurong son interesantes. Perseverance también cuenta con un micrófono, y los investigadores están tratando de vincular los sonidos que detecta con los datos de la estación meteorológica del vehículo, a fin de estudiar los patrones del viento.

Eso no formaba parte de los objetivos de Perseverance al inicio de la misión, pero «tales investigaciones fortuitas también serán posibles con el vehículo chino», afirma. «A menudo hacemos descubrimientos accidentales, y eso nos permite emplear nuestros instrumentos de formas imprevistas.»

Flannery destaca que quizá sea posible usar los datos de los micrófonos de ambos vehículos para comparar los patrones de viento en dos regiones distintas de Marte: Zhurong está en Utopia Planitia, una llanura del hemisferio norte del planeta, mientras que Perseverance se encuentra a varios cientos de kilómetros de distancia, en el cráter Jezero.

Además, el equipo chino podría emplear el micrófono para solucionar los problemas mecánicos que puedan afectar al vehículo, como también esperan hacer los ingenieros de la NASA en caso de que surjan dificultades, añade Flannery.

El 1 de junio, en la tercera semana de su misión, Zhurong dejó caer al suelo una cámara inalámbrica, y luego se apartó para tomar un autorretrato de sí mismo y del módulo de aterrizaje (la fotografía que encabeza este artículo). Esa hazaña ha quedado documentada en un vídeo donde vemos cómo el vehículo da marcha atrás y maniobra para colocarse en su sitio (abajo).

Una distancia considerable

De acuerdo con la CNSA, el vehículo ya ha recorrido al menos 236 metros en Marte, una distancia que Flannery califica de considerable para la primera misión de un país. Por ejemplo, el primer explorador de la NASA en Marte (Sojourner, que aterrizó en 1997) solo recorrió unos 100 metros a lo largo de su vida útil.

Zhurong parece dirigirse al suroeste, hacia el lugar donde aterrizó el paracaídas que usó en su descenso y que constituiría un objetivo de interés, según Xiao Long, geólogo planetario de la Universidad de Geociencias de China. Examinar la integridad del paracaídas podría proporcionar información útil para el diseño de futuras misiones, aseguran los investigadores. Long espera que el vehículo se detenga por el camino para realizar observaciones científicas de una duna de arena.

Zhurong parece funcionar perfectamente y ya habrá recogido algunos datos científicos, prosigue Long, pero la CNSA aún no ha difundido esa información. Los investigadores esperan con impaciencia los datos de los numerosos instrumentos que transporta el vehículo, como su georradar o sus cámaras y espectrómetros para analizar las rocas.

Smriti Mallapaty /Noticias de la naturaleza

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.



Ver Publicación Original

Comparte el Conocimiento

No responses yet

Leave a Reply

%d bloggers like this: